Menu

Ítalo Romano, una historia de superación.

Ítalo Romano, una historia de superación.

Ítalo Romano, una historia de superación.

Una persona asombrosa, creyó en su talento y dejó todo atrás para perseguir una carrera como skater profesional. Finalmente lo consiguió a los 23 años de edad.

¿Nos puedes contar un poco de tu historia?

En 2001 iba de camping con mis amigos, y para llegar más rápido al lugar surgió la idea de ir en tren pero en el techo, “surfeando el tren”. Yo fui el primero en subir pero las cosas no salieron como las planeamos. Un simple juego de niños se convirtió en una tragedia. Caí debajo del tren que me cortó las dos piernas.

¿Qué pensaste después del accidente y cómo llegó el skate a tu vida?

En el momento en que me di cuenta de la situación, de lo que había sucedido, solo pensaba en mis estudios y cómo mis amigos de clase se reirían cuando me viesen en esa situación. Quedé sorprendido después del accidente de lo bien acogido que fui por la sociedad, de lo bien que me trataron.

El skate llegó a mi vida para cambiar todo, de pies a cabeza. Ya me gustaba mucho el skate antes del accidente, pero mi familia nunca me pudo comprar una tabla. Después del accidente mi amigo Rafael me regaló una.

¿Cuáles son las mayores dificultades a la hora de patinar en las calles?

Siempre que intento un truco en la calle sé que tengo tres intentos para planchar el truco a causa del impacto. Ese impacto es absorbido por mis costillas y cuanto más tiempo tardo en hacer el truco, más me lastimo el cuerpo.

Otro problema de patinar en las calles son los perros. Yo no les gusto y ellos no me gustan a mí. Siempre me están molestando, ladrando o intentando morderme.

Entre tus logros se encuentra haber patinado la Megaramp, ¿cómo fue ese desafío y qué otros desafíos has conquistado de los que estés orgulloso?

Mis logros han sido variados y no alcanzarían las líneas de esta entrevista para enumerarlos. Pero el que más sorprendió a otro tipo de público fue la Megaramp, hasta el día de hoy me siguen parando en la calle para felicitarme o para decirme lo loco que estoy. La verdad es que para muchos parecía imposible, pero yo sabía que solo necesitaba una oportunidad y, cuando llegó el día, supe aprovecharlo.

La Megaramp es para pocos, fui muy concentrado y por eso fue un éxito, tuve un pequeño problema en el quarter pipe del otro lado, pero ya estoy bien y preparado para el próximo intento. De ser posible me gustaría intentar alguna maniobra volando el gap, tal vez un flip o quién sabe, ¿un backside flip?…

Otro logro fuera del skate fue el salto en paracaídas. Me invitaron a Dubai para hacer un curso de salto en paracaídas y fue todo un éxito.

Me gustaría decirles a todos que crean en sus sueños. No dejes que nadie te diga que no eres capaz de realizarlos. Solo tú sabes de lo que eres capaz.

Y lucha, lucha mucho para que los sueños se vuelvan realidad por que nada cae del cielo.

 

Fuente: www.redbull.com