Menu
Envíos Gratis a partir de $2499

El mundo del Skateboarding está de luto: falleció Jake Phelps.

El mundo del Skateboarding está de luto: falleció Jake Phelps.

El mundo del Skateboarding está de luto: falleció Jake Phelps.

Jake Phelps era 100% skater, pero esa etiqueta se queda corta para él porque tras su enorme influencia en nuestro mundo había un personaje de otro mundo. Él lo vio todo, lo hizo todo, y su increíble mente podía disfrutar hasta el último detalle.

Pero la mayoría de los que estan leyendo esto se identificarían con el Jake Phelps skater y editor de nuestra revista, para el que solo hay una verdad: nunca nadie amó más lo que hace como Jake amaba el skateboarding. Donde nosotros necesitamos comida y agua para sobrevivir, Jake necesitaba patín para mantener su sangre corriendo por sus venas. Era más que un hobby, un método de transporte o una manera de vivir: era oxígeno para él.

Conozcamos un poco más acerca de esta legendaria figura.

1. Su filosofía era simple: skate or die

La filosofía de Phelps era famosa entre quienes lo conocían: skate or die, e incluso, la frase estaba impresa en sus tarjetas de presentación. Se sabía que hablaba con orgullo de sus muchos accidentes peligrosos, incluyendo en su juventud cuando casi perdió su pierna izquierda en un choque intenso con un autobús. Constantemente lucía sus heridas, moretones y rasguños ocasionados por las colisiones.

2. Consideraba a Thrasher una biblia de rebeldía

El nombre de la revista Thrasher se derivó de la era del punk rock y del baile que muchos punks en los conciertos, y que además definía lo que hacen los patinadores, masticar los bordes de las aceras, los escalones y barandillas con la persistencia de un tiburón. Muchos patinadores simplemente llaman a la revista “la biblia”, y Phelps estaba orgulloso de ello: “Thrasher vive al nivel de la calle, y si los padres de los chicos no se quejan de eso, estamos haciendo algo mal. Esta revista es el tipo de cosas que escondes bajo de tu cama por la noche y representa la imprudencia de la juventud”.

3. Pasó de vendedor a editor en jefe

Phelps comenzó a hacer skateboarding a la edad de 13 años, y se mudó de Massachusetts a San Francisco a principios de los 80. Comenzó a trabajar para Thrasher mientras trabajaba en una tienda de patineteros, en donde el fundador de la revista le pidió que escribiera un artículo haciendo una reseña de un par de productos. Luego de trabajar por años en el departamento de envíos de Thrasher, Phelps fue promovido a editor, donde permaneció durante 26 años. Increíble.

4. No le gustaba que las celebridades usaran merch de la revista

Cuando el merchandising de la revista se popularizó y podía verse a celebridades en todas partes del mundo usando camisetas y otros artículos con el logo de la revista, Phelps se sintió insultado. “No le enviamos cajas a Justin Bieber ni a Rihanna ni a ninguno de esos payasos. El pavimento es donde está la verdadera mierda. ¿Sangre y costras, se vuelve más real que eso? ¿Alguno de ellos ha pasado por eso?”

5. Una vez habló de su skater ideal

Para Phelps (y para Thrasher), hacer skateboarding era una manera “elegante” de ponerse en peligro, así que para él, su ideal de lo que debería ser un patinador implicaba ser “ingenioso, resistente, despreocupado, y también glorificar la lucha física y mental relacionada con el skateboarding”, más allá de las modas o las tendencias, pues se trataba de vivir y sangrar en las calles. Para él, el título de skater se ganaba en el concreto en una batalla contra la vida diaria urbana, y en donde a veces, había que sacrificar un hueso o un diente para ganar la pelea.

 

Fuente: http://ismorbo.com